aznar-expresidente-espanolEl expresidente del Gobierno español José María Aznar aseguró el jueves que el restablecimiento de las relaciones entre Estados Unidos y La Habana ha servido para legitimar internacionalmente al régimen castrista aunque también considera que fue una decisión positiva, informó El Herald.


Aznar no criticó el acercamiento, si no la forma en que se ha hecho debido a que todo viene del lado estadounidense por parte del régimen todo sigue igual.

«Creo que se ha perdido una manera de condicionar ese restablecimiento», dijo Aznar. «Ha habido un nivel de exigencia inexistente o muy bajo que ha permitido casi una legitimación del régimen castrista en la comunidad internacional, una legitimación de la política de los hermanos Castro a nivel internacional y eso no me parece positivo».

Aznar ofreció estas declaraciones durante un receso de la cumbre Concordia/The Americas, organizada en la sede académica del Miami Dade College (MDC), en el downtown de Miami, y en la que participan Sebastián Piñera, exgobernante de Chile y el expresidente colombiano Álvaro Uribe, entre otros líderes de los sectores públicos y privados de varios países.

El exmandatario consideró que no hay respeto en la isla a los derechos humanos, la vida de los disidentes y no existe la libertad de expresión. Aznar resaltó las buenas intenciones del presidente estadounidense Barack Obama, pero desde su punto de vista las formas en que se condujo el restablecimiento de relaciones no fueron las más apropiadas.


Aznar consideró que un durante las negociaciones entre Washington y La Habana, un condicionamiento que podría habérsele exigido al régimen castrista es poner un alto a la intervención cubana en el Gobierno de Venezuela.

«La intervención de Cuba en otros países es clamorosa. Es el caso de Venezuela, donde la influencia cubana es determinante, y el proceso de cubanización es alarmante», dijo Aznar. «Se ha perdido una oportunidad, tal vez, de hacer las cosas de manera distinta y más positiva, sobre todo para el interés de los millones de cubanos que viven en Cuba y que sufren la escasez, la pobreza, la tiranía y la falta de la libertad a diario».

Aznar enfatizó que nunca ha respaldado el embargo estadounidense hacia Cuba. Su preocupación, aseguró, se ha enfocado en lograr que los principios democráticos se respeten en la Isla.

«Nunca he sido partidario del embargo hacia Cuba», dijo el exmandatario. «De lo que he sido partidario es de que Cuba sea libre».

Al preguntarle sobre su postura respecto a la disidencia cubana, Aznar aseguró que la seguirá apoyando “hasta el final”.

Aznar resaltó que su visita a Miami, además de materializar su participación en un encuentro de líderes mundiales, buscaba dejar en claro que era su formar de rendir honor a los disidentes que luchan por el respeto de los valores fundamentales en Cuba.

“He sido un luchador por la libertad toda mi vida y por lo tanto continuaré”, dijo Aznar. “Es un compromiso absolutamente firme con lo que significa una Cuba Libre. No quiero nada para Cuba que no quiera para mi país, y para mi país quiero un país libre y democrático”.