Enfrentamientos en la frontera Colombia-Venezuela el 23 de febrero. Foto de archivo

El diario el New York Times sugiere con aparente evidencia, que el convoy con ayuda humanitaria que ardió en llamas en la frontera de Colombia con Venezuela, fue producto accidental de un acto por parte de un opositor del régimen y no ordenado por Maduro.

Videos del camión en llamas con cajas de lo que aparentemente eran medicinas para el pueblo venezolano circularon rápidamente por las redes el pasado 23 de febrero.


De acuerdo al diario estadounidense, ellos llevaron a cabo una investigación que ha revelado que el camión se incendió aparentemente producto de «un cóctel molotov lanzado por un manifestante antigubernamental».

Ese día, la oposición esperaba introducir camiones de ayuda humanitaria en Venezuela, en medio de una manifestación que se volvió violenta y en la que ardió el envío.

De acuerdo a la reconstrucción del incidente, la policía venezolana estaba bloqueando el paso entre Colombia y Venezuela para que no entraran los camiones de ayuda y se observa una «bomba casera hecha con una botella» volando hacia las fuerzas de seguridad.

Observando diversos videos del momento, el NYT sugiere que parte del contenido de la botella se desprende mientras viaja en el aire cerca del camión, cayendo al suelo. Unos minutos después el camión prende en llamas y toda la atención se gira hacia el dictador como responsable.


«Es un ejemplo clásico de cómo la desinformación se distribuye online», afirma el diario, que destaca que la ronda de sanciones impuesta por Washington poco después estuvo motivada parcialmente por ello.

El diario además hace especial énfasis en el papel desempeñado por el gobierno colombiano en inculpar a Maduro. Según el NYT el gobierno colombiano compartió un video editado que destacaba las fuerzas de seguridad venezolanas lanzando gas lacrimógeno cerca del camión, insinuando que el incendio pudo haber comenzado así.

El video en cuestión «suprime el periodo de 13 minutos antes de que comience el fuego», expone el NYT, que ha solicitado a la oficina del presidente Iván Duque que publique el video entero sin éxito.

Según el diario, también intentaron contactar con la oficina de Guaido para declaraciones.