Un piloto de la aerolínea británica Flybe, con 52 pasajeros a bordo, aterrizó en el Aeropuerto Internacional de Belfast, en Irlanda del Norte sin el tren de aterrizaje delantero.

El avión voló con problemas mecánicos por casi una hora pero los pilotos lograron hacer aterrizar la aeronave.