Gracias al veneno del escorpión endémico de Cuba Rophalurus junceus, el Vidatox-30CH, es una realidad.

La Empresa Labiofam con sede en Cienfuegos, logró la Certificación en Buenas Prácticas para llevar a cabo la producción del Vidatox-30CH, siendo avalado por el Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos (CECMED).

La comercialización del producto se extiende a un número de países superior a veinte.

Este medicamento contribuye a mejorar significativamente la calidad de vida de los enfermos de cáncer, al disminuir distintas situaciones y síntomas presentes en los pacientes que padecen esta enfermedad.

Además se utiliza con éxito en geriatría, en aquellos ancianos donde se presentan distintos tipos de dolores.