El asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Thomas Bossert, dijo que el Gobierno autorizó la llegada de barcos extranjeros que transportarán petróleo hacia la Florida para abastecer a los residentes tras el paso del huracán Irma, reporta la agencia EFE.

“Estamos preocupados por la escasez de combustible”, señaló Bossert, quien aseguró que el Gobierno está haciendo un esfuerzo para llevar a Florida “el máximo de combustible posible” y poder así hacer frente a la escasez de gasolina.

Bossert dijo que se decidió suspender la ley “Jones Act” que determinaba que solo los barcos norteamericanos con tripulación del país podían transportar petróleo entre los puertos marítimos de la nación.

La suspensión de la ley, que también favorecerá a otras zonas como Puerto Rico o el estado de Texas, que recientemente fue afectado por el huracán Harvey, se mantendrá activa durante siete días.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Según se puede observar en la página web gasbuddy.com, que recoge la información de las gasolineras de la ciudad, un tercio de estas se encuentran sin combustible.