police

Según informó CBS4, un Mazda de color plateado fue sacado de una pequeña laguna de un área de descanso de la autopista I-75 en el oeste del Condado Broward el martes por la tarde.


Al parecer, el automóvil llevaba allí unos dos días y medio, y en su interior se encontraban los cadáveres de dos jóvenes

Según familiares de una de las víctimas, el dueño del automóvil, Sebastian Ramos, de 21 años y residente del área de Bonita Springs, había ido el sábado a un concierto en el sur de la Florida con su amigo Josh Lausche, de 25 años.

Los dos fueron vistos por última vez cuando salían del Hard Rock Casino en Hollywood aproximadamente a las 2 a.m. del domingo.

El auto en el estanque fue descubierto por un conductor que pasaba por el lugar y que se percató de que la cerca alrededor del estanque estaba tumbada.


Todo indica que fue un terrible accidente, aunque se desconoce las causas que llevaron a que el auto se estrellara contra la cerca. El daño severo que sufrió el vehículo indica que cayó hasta el fondo del agua poco profunda del estanque.

“Estamos contemplando la velocidad como un factor. Veremos también si el consumo de alcohol tuvo algo que ver”, dijo el sargento Mark Wysocky, portavoz de la Patrulla de Caminos de la Florida (FHP). “Todo eso forma parte de la investigación”.