Cinco personas arrestadas por diputados del Sheriff del Condado de Pueblo en Colorado, acusados de posesión y cultivo ilegal de marihuana, afirman ser cubanos que viven legalmente en los Estados Unidos, dijeron los investigadores del alguacil.

Cuando se les preguntó si serían deportados o procesados, «Vamos a procesarlos aquí en Pueblo», dijo el sheriff al diario The Pueblo Chieftain.

Los arrestados el miércoles son Olga Alfonso Hernández, de 49 años; Yuriesky Vázquez Morales, 34; Yordan Medina-Del Sol; 31; Oniel Torna, 50; y Rayda Reyes Martínez, 51.

Fueron arrestados la noche del pasado miércoles por sospecha de posesión con intención de dispensar marihuana, cultivo ilegal y posesión.


La fianza se fijó en $15,000 para cada uno de tres de los sospechosos. La fianza de Alfonso Hernández se fijó en $40,000 y en Torna $50,000. Los cargos contra Torna también incluyen sospechas de abuso infantil.

Junto con los arrestos, los investigadores del alguacil allanaron cinco casas, todas las cuales eran alquileres que pertenecían a un hombre de Colorado Springs, Esam Demian. Demian devolvió las llamadas telefónicas del viernes. Los registros del condado de El Paso indican que Demian también posee dos casas y un condominio en el área de Colorado Springs.

Desde las redadas, las cinco casas han sido cerradas por el Departamento de Construcción Regional del condado debido a extensas alteraciones eléctricas en su interior, así como a la presencia de dióxido de carbono, que se estaba bombeando para estimular el crecimiento de las plantas.

«Todas estas son situaciones que se pueden arreglar, pero no permitiremos que se habiten las casas hasta que sean reparadas», dijo el viernes un funcionario regional de construcción. El departamento ha notificado a Demian por correo que sus casas de alquiler han sido cerradas.

Taylor dijo que los investigadores creen que los crecimientos fueron una operación coordinada con la intención de enviar marihuana a Florida.

La redada fue una investigación coordinada con la Administración Federal de Control de Drogas, Taylor dijo que estaba enfocada únicamente en las casas del Condado de Pueblo.

El departamento del sheriff tiene dos investigadores asignados para coordinar con la DEA en las investigaciones regionales.

Durante la redada, los investigadores incautaron 340 plantas de marihuana, 70 libras de olla seca y un extenso equipo de cultivo. También se incautaron unos $80,000 en efectivo.

Taylor dijo que creía que la DEA actuaría para confiscar ese efectivo en virtud de las leyes federales de decomiso si hubiera una condena en el caso.

«Las leyes de decomiso del estado se han vuelto mucho más difíciles», dijo. «La Legislatura nos ha atado las manos en muchos aspectos».