La Habana Vieja. foto: Pixabay

Katherine Marrero y Dailys Carbonell, residentes del edificio en la calle Prado #615, en la Habana Vieja, el mismo se encuentra en peligro de derrumbe, por lo que decidieron ocupar con sus cuatro niños un local abandonado donde radicaba la organización Unión de Jóvenes Comunistas(UJC), en la calle Monserrate #459 / Muralla y Teniente Rey en la Habana Vieja.

En la mañana de este jueves las autoridades del régimen de La Habana intentaron desalojarlas con amenazas y golpes en la puerta del local, según explicó a ADN Cuba Daylis Carbonell; afuera del inmueble se encuentran funcionarios del Ministerio de la Vivienda y de la UJC.


Ambas madres fueron citadas para la unidad policial que se encuentra en la calle Cuba y Chacón y manifiestan que no fueron atendidas: «al parecer era para aprovechar que no estaban ahí y romper los candados, entrar y sacarles las pertenencias», dijeron.

«Todos ellos tienen su casa donde dormir tranquilos, eso es lo que ellos (autoridades) no entienden», explicó Daylis Carbonell.

«No vamos a abrir. Entiéndalo, tenemos niños aquí. No podemos», dijo al jefe de sector de la zona una de las madres; las ocupantes  solicitan al gobierno de La Habana que les ofrezcan un lugar seguro mientras reparan el edificio donde viven.