Luego de que hallaron a un perro callejero infectado con el gusano barrenador New World, veterinarios y autoridades de salud locales y estatales le dijeron a los dueños de mascotas que no debían preocuparse.

El parásito se nutre básicamente de la carne de animales y puede afectar a cualquier animal de sangre caliente, lo que quiere decir que perros, gatos y pájaros pueden contaminarse con él.

El gusano planta un huevo en la herida y entonces la larva se alimenta del tejido saludable, de ahí que se denomine como un parásito que come carne.

Los dueños de mascotas deben inspeccionar la piel del animal para ver si tiene alguna herida abierta y llevarlo al veterinario si se encuentra algún parásito.