Las autoridades de Miami-Dade decidieron suspender la búsqueda del bebé Andrew, después de dos semanas sin encontrar rastro.


El bebé está desaparecido desde que fue sacado de su casa por su padre Ernesto Caballeiro luego de disparar fatalmente a su madre, abuela y bisabuela en su casa de Miami.

La familia continuará la búsqueda con un investigador privado y la policía aseguró que si aparece alguna pista ellos retomarían la búsqueda.

El padre Caballeiro, de 49 años, fue encontrado muerto en su camioneta  por una herida de bala autoinfligida al norte de Tampa.