Agencias de inteligencia de Estados Unidos que investigan los misteriosos «ataques sónicos» que afectaron al personal diplomático de EEUU en Cuba y China creen que Rusia podría ser responsable, informó hoy la cadena NBC, citando fuentes de la investigación.

La sospecha de que Rusia está detrás de los supuestos ataques se basa en comunicaciones interceptadas, conocidas en el mundo de los espías como señales de inteligencia, acumuladas durante una larga y continua investigación que involucra al FBI, la CIA y otras agencias del país.

Los funcionarios se negaron a dar detalles sobre la naturaleza de la inteligencia, pero sí indicaron que las pruebas todavía no son lo suficientemente concluyentes para culpar de forma oficial a Moscú.

Las autoridades tampoco han dado con el arma utilizada para los ataques que afectaron a 26 diplomáticos estadounidenses en Cuba.