Rodolfo Castillo, un cubano con residencia en Costa Rica, permanece bajo detención en el Centro de Aprehensión Temporal para Extranjeros «de manera ilegal», reporta el rotativo local Diario Extra.

Según reporta la publicación, Finalet había cumplido cinco años de cárlcel por el delito de violación, pero las autoridades de migración decidieron apresarlo nuevamente por considerarlo «peligroso» y además pretenden expulsarlo del país.

«si bien es cierto que el señor cometió un delito de índole sexual y las autoridades están en el derecho de no querer tenerlo en el país, lo cierto es que tampoco pueden pasar por encima a los derechos que amparan al ciudadano», indicó el abogado Rodolfo Nassar, presidente de una fundación que trata asuntos sobre Derechos Humanos.

Pero el gobierno cubano se niega a recibirlo, por lo que Finalet está buscando un tercer país a pesar de que la Sala Constitucional emitió una orden en la que indica que el ciudadano «no debe ser trasladado a la Isla ni a ningún país que tenga afinidad con el régimen».


Por su parte, autoridades de Costa Rica habían pensado en deportarlo para Estados Unidos, pero el gobierno norteamericano aseguró que hacía más de 10 años había perdido su condición de residente.