Bajo el anuncio de “medida temporal” y ante el desabastecimiento, las autoridades de la provincia de Cienfuegos elevaron los precios de los productos agropecuarios, según señala el periódico 5 de Septiembre.


La medida es la «respuesta a la sensible reducción de esos renglones alimentarios a consecuencia de las afectaciones provocadas por el huracán Irma y las frecuentes lluvias en el territorio de Cienfuegos».

Según Raúl González, funcionario del Gobierno, «tales regulaciones de precios topados para los productos agrícolas comenzarán a partir del próximo lunes 6 de noviembre y están respaldadas, legal e institucionalmente, por las resoluciones No. 135/2016 y 645/2017 del Ministerio de Finanzas y Precios, las que, entre otros atributos, facultan a los CAP para establecer precios y tarifas de productos y servicios, así como para definir el procedimiento destinado a la protección de la población en caso de ocurrencia de desastres, respectivamente, como es el caso que nos ocupa».

Esta alza de los precios también afectará la labor de los cuentapropistas y será vigilado por las diferentes instituciones que regulan el mercado.

«(…) en caso de que se detecten violaciones al respecto, podrán aplicarse las multas que en cada caso procedan, según lo regulado en el Decreto Ley-315, e incluso, de acuerdo con la gravedad de la infracción, podría llegarse al retiro de la licencia».


Según refleja Diario de Cuba, el desabastecimiento también afecta a Villa Clara, en donde se tomaron medidas similares en octubre.