Autoridades locales han puesto en detención a un mantero que agredió a un cubano de Miami el pasado 1 de agosto en la Plaza de Cataluña. Según informes de la policía catalana, el detenido es un hombre de 32 años de edad, de nacionalidad senegalesa. El arrestro tuvo lugar en la ciudad de Besós en Barcelona bajo los cargos de «delitos de lesiones y desorden público» en la supuesta participación de agresión contra un turista norteamericano, quien aseguró que le golpearon con toda la intención de matarlo.


Jose Bravo, cubano de Miami de 45 años, se encontraba de visita en Barcelona. Segun sus declaraciones a EFE, vio a unos manteros atacando a golpes a una mujer e intervino para defenderla. «Yo venía caminando por la plaza con mi familia y vi que un grupo de africanos estaban atacando a una mujer, sin que nadie la defendiera. Decidí cruzar la calle y tratar de defender a la mujer. La atacaban a patadas. Era un grupo de africanos atacando a una mujer blanca, sola», relató el turista.

Según el turista, los manteros le empezaron a atacar cuando vieron que intercedía en defensa de la mujer: «Se centraron en mí, me empezaron a atacar, un grupo de ellos con cinturones, hebillas, había un punto del ataque que venían como tres o cinco y me atacaron con un arma que tenían escondida y me hicieron un corte en la cabeza y en una vena».

Bravo sufrió lesiones en la cabeza que fueron tratadas en el hospital de donde fue dado de alta en cuestión de horas. «Lo pasé muy mal porque estaba a punto de muerte. El golpe que me dieron ellos fue para matarme, a la vena, fue para matarme», declaró. Según la fuente de noticias El Confidencial, dos miembros de su familia también sufrieron lesiones durante el altercado. Todos llevaron sus denuncias ante los Mossos d’Esquadra.

Por su parte la versión de los manteros es otra. El colectivo de manteros de Barcelona explicó que la pelea comenzó cuando unos borrachos le regateaban a un vendedor. Al negarse a bajar los precios, los borrachos lo agredieron golpeándolo con una botella.


«Unos hombres borrachos trataron de tontos a los manteros y utilizaron un discurso muy racista», sostiene el colectivo representante de vendedores ambulantes, que el jueves compareció ante los periodistas en la plaza de Cataluña. El mantero les dijo que se marcharan y, al darse la vuelta, los hombres borrachos le pegaron con la botella dos golpes en la nuca y en la espalda, según su versión.

Cuando unos compañeros acudieron a ayudar al vendedor que había sido agredido, apareció Bravo «que intervino de forma violenta» contra los vendedores ambulantes, según su versión.

Con el arresto del viernes los Mossos mantienen abierta la investigación y no descartan más detenciones relacionadas con estos hechos.