Autoridades cubanas allanaron este sábado en la mañana la vivienda de la líder del Movimiento Dignidad, Belkis Cantillo, y la detuvieron junto a su hija Martha Beatriz Ferrer, quien aún amamanta a su bebé, indica Diario de Cuba.

«Al frente del operativo estaban los oficiales conocidos como Dainier Suárez Pagán y Bruno, quienes detuvieron a ambas activistas y les ocuparon los pasaportes. También se llevaron los móviles de ambas y una tablet», señaló la activista de Dignidad, Moraima Díaz Pérez.

El arresto ocurrió porque las integrantes dedicieron retomar su habitual marcha hacia el santuario nacional en El Cobre y asistir a misa.

«Mañana las activistas de Dignidad y activistas de UNPACU (Unión Patriótica de Cuba) vamos a salir a las iglesias. Ellos no quieren y dicen que tenemos que pedirles permiso, pero mañana vamos a salir. Ahora mismo hay una fuerte represión en Palmarito. Donde quiera nos tiene sitiadas. La policía está por todas las calles. Mañana vamos a salir aunque Belkis Cantillo esté presa», agregó Díaz.

Por su parte, Carlos Amel Oliva, líder de UNPACU, dijo que también «fue detenida Graciela Domínguez Girón, del Movimiento Dignidad, cuando se trasladaba de Palmarito de Cauto a Palma Soriano con su esposo Rubén Alvarado Reyes, de la UNPACU. Ambos fueron retenidos durante una hora».


Asimismo, denunció que desde hace varios días hay un operativo muy fuerte en la zona donde residen los líderes de la oposición.

«De acuerdo con los datos que he podido constatar, este es el allanamiento número diez que el régimen ha hecho al Movimiento Dignidad, cuatro de ellos a la vivienda de Belkis Cantillo. Esta es la tercera ocasión en que la detienen este mes. En total, la policía política ha detenido a 15 activistas de este movimiento este mes», señaló Oliva.