De acuerdo a una advertencia oficial de la Dirección Municipal de la Vivienda (DMV), las autoridades cubanas podrían confiscar una vivienda donde sirven comida a personas necesitadas en Colón, Matanzas.

Caridad Burunate y Felipe Marrero, dueños de la casa que sirve como sede a la iniciativa de ayuda comunitaria “Proyecto Tondique”, fueron citados la tarde del miércoles 12 de junio a una reunión, con los funcionarios locales Xiomara Caballero Inda, directora de la DMV y Anselmo Díaz Muñiz, vice-presidente del Consejo de la Administracion Municipal (CAM), en la que aseguran fueron amenazados.

“Sacaron el expediente de mi vivienda y me dijeron que todo estaba en regla, pero me dijeron que yo no podía dar más alimentos a los desamparados porque me iban a confiscar la vivienda”, explicó Burunate a Radio Martí.

El matrimonio promueve el “Proyecto Tondique”, iniciativa que lleva el nombre de Margarito Lanza Flores, un guerrillero que se alzó contra Fidel Castro en la década de 1960, y que sirve junto a otros activistas alimentos a desamparados, personas sin hogar y otros necesitados en la comunidad del municipio de Colón desde hace cuatro años.

El pasado 20 de abril la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), de conjunto con la Seguridad del Estado, confiscaron enseres de cocina, alimentos y otras pertenencias, tanto de la vivienda de Burunate, como en la de Francisco Rangel, otro de los organizadores del proyecto.

“Me dijeron que me iban a confiscar la vivienda por yo dar alimentos regalados, y que tenía que pedir un permiso a higiene (Departamento Municipal de Higiene y Epidemiología)”, explicó Burunate.

La activista insiste en que una licencia para operar no tiene sentido porque no funcionan como un establecimiento comercial sino como un proyecto sin fines de lucro.

«Las personas que trabajan en el Tondique son voluntarias, nosotros no cobramos nada, no lucramos, lo que les damos a esas personas es mucho amor, mucho cariño”, explicó la también integrante del movimiento Damas de Blanco.

A inicios de año un cuerpo de inspectores de la localidad examinó las condiciones higiénicas en que se elaboran los alimentos en el Tondique, explicó la mujer.

“Nos dijeron que estaba muy bien, pero la Seguridad del Estado les dice a ellos: ‘No puedes permitirlo”. Vinieron, nos felicitaron, pero cuando salieron de aquí la Seguridad dice que no”.

(Con información de Martí Noticias)