La Asamblea Municipal del Poder Popular en Ciénaga de Zapata en su perfil de Facebook, publicó una nota advirtiendo oficialmente a los choferes que deben conducir con precaución, por el inicio de la migración de cangrejos rojos.


Los miles de crustáceos inician su recorrido en la Ciénaga de Zapata avanzando por la carretera hasta alcanzar la costa donde hacen el desove en las aguas de la Bahía de Cochinos:

“Con la llegada de los primeros aguaceros y los truenos de la primavera, miles de cangrejos rojos inician en la Ciénaga de Zapata su marcha desde los montes hacia las aguas de la Bahía de Cochinos para desovar”

El tramo más peligroso según la nota de las autoridades de dicho lugar, está comprendido en los tramos de Playa Larga y Playa Girón:

“Anualmente tenemos el placer de ser testigos de este fenómeno natural que ocurre sin falta cada año en nuestro municipio, este año hacemos un llamado de advertencia de forma oficial a los conductores que transitan por esta vía (Playa Larga – Playa Girón) con el objetivo de que estén preparados para enfrentar ponches y minimizar el tránsito en los horarios de la mañana y la tarde para de esta forma también ayudar a preservar tan importante especie de nuestro ecosistema”

Choferes ya han alertado de la presencia de gran cantidad de cangrejos en las carreteras a través de las redes sociales, para que tomen precauciones al manejar.


Estos cangrejos no se usan para el consumo humano, pero no por eso dejan de tener importancia, según el medio Periodismo de Barrio, han indicado que alrededor de 3 millones de estos cangrejos mueren en la carretera en su intento de llegar a la costa para el desove, aplastados por los vehículos que transitan por esa zona entre Playa Larga y Playa Girón.

Según expertos los cangrejos rojos tienen una gran importancia en el sistema ecológico Ya que “sirven de alimento a especies terrestres y marinas, e incluso forman parte de la dieta especializada de especies como el gavilán cangrejero (Rostramus sociablis), endémico cubano. Estas especies además permiten la oxigenación y remoción de los suelos mediante los túneles que fabrican».

Hasta el momento, consideran los expertos que a pesar de los millones de crustáceos rojos que mueren aplastados en las carreteras (por el paso de vehículos que a veces se les dificulta esquivarlos a pesar de que también se les puede dañar las ruedas de sus carros), no ha afectado de forma marcada la existencia de la especie.