Un grupo de 17 balseros cubanos que se encontraba en la Base Naval de Guantánamo recibió con alegría la noticia que el gobierno de Australia los acogerá como refugiados.


“Están muy contentos. Finalmente podrán alcanzar el sueño de libertad por el cual salieron de Cuba”, explica desde Puerto Padre vía telefónica el hermano de uno de los retenidos en Guantánamo para 14ymedio.com.

“El próximo mes viajan a Australia, ya están terminando los papeles, la espera valió la pena”, agrega.

Se trata del grupo de balseros que se refugió en un faro cerca de los cayos de la Florida.

El juez federal Darrin Gayles dictaminó que los cubanos eran considerados “pies mojados”, es decir, debían ser regresados a la Isla. Sin embargo, una serie de prácticas de la Guardia Costera denunciadas por los balseros en un mensaje dentro de una botella a la deriva y la presión ejercida por la comunidad cubanoamericana cambiaron el rumbo de la historia.


“Fue una victoria para el equipo de abogados que realizaron esta labor de manera gratuita el hecho de que no los deportaran a Cuba”, explicó Ramón Saúl Sánchez, exiliado cubano muy conocido en Miami.

Actualmente residen en Australia un total de 150 cubanos.