Una banda de estafadores que creo un banco falso del Vaticano fue desmantelada por las autoridades en Fuengirola (Málaga).

Los delincuentes cuyo líder se hacía pasar por embajador de Cuba creó una sucursal falsa del Instituto para las Obras de Religión (IOR), conocido como el banco vaticano.

Los arrestados habían rotulado una oficina y varios vehículos con los logotipos y los emblemas de la institución financiera de la Iglesia católica, con sede en Ciudad del Vaticano, y mantenía una «actividad mercantil con multitud de empresas de todo el mundo para conseguir firmar acuerdos de relaciones comerciales y asesoramiento». Los investigadores están intentando determinar la cantidad de víctimas en todo el mundo de esta red, así como «el total del importe conseguido fruto de la estafa» reportó el diario El País.

El jefe de la banda es un español de 30 años que se hacía pasar también por un diplomático de la Santa Sede y que disponía de documentos falsos que le acreditaban como embajador de Cuba.


La banda tenía una página web de la banca del Vaticano que era falsa. Los acusados enfrentan cargos por estafa, intrusismo, blanqueo de capitales y asociación ilícita.