Una masiva explosión de un camión en la capital de Somalia dejo un total de 215, además de más de 350 personas heridas, informaron fuentes de la policía y hospitales.


El gobierno de Somalia culpó al grupo Al Shabab, vinculado a al-Qaeda, por el atentado perpetrado el sábado en Mogadiscio, al que consideró un “desastre nacional”. Sin embargo, Al Shabab, que suele efectuar atentados en áreas destacadas de la capital, ha guardado silencio.

El presidente Mohamed Abdullahi Mohamed declaró tres días de luto y se unió a miles de personas que respondieron a una petición desesperada de los hospitales a la población con el fin de que donara sangre para las víctimas.

Abdirahman Omar, ministro de información de Somalia, dijo que el estallido fue el de mayor envergadura en la historia de la ciudad.