Al menos 13 personas murieron después de que una furgoneta blanca subió a una acera y bajó el jueves por una zona peatonal en el histórico distrito de Las Ramblas de Barcelona, desviándose de un lado a otro mientras arrastraba turistas y residentes.

Llamándolo un ataque terrorista, la policía dijo que al menos 13 personas murieron y más de 50 resultaron heridas, muchos de gravedad.

El atentado dejó decenas de personas esparcidas en el suelo en la ciudad del noreste de España, algunas salpicadas de sangre y otras con miembros rotos. Mientras los testigos y los trabajadores de emergencia trataban de ayudar a los heridos, la policía portando armas de mano lanzó una búsqueda en las calles laterales en medio de informes de que al menos un terrorista y tal vez más estaban escondidos en un bar cercano.

Este ataque se suma a la ola de actos terroristas ocurridos en Europa en los últimos meses.