Al menos 49 personas murieron y 20 resultaron heridas de gravedad después de disparos en dos mezquitas en la ciudad de Christchurch, Nueva Zelanda, el viernes, en un ataque cuidadosamente planificado y sin precedentes que ha conmocionado a la nación generalmente pacífica.


La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, calificó el incidente de atentado terrorista en una conferencia de prensa el viernes, diciendo que los sospechosos sostuvieron “opiniones extremistas” que no tienen lugar en Nueva Zelanda o en el mundo.

Cuarenta y una personas murieron en la mezquita de al Noor en Deans Avenue, dijo Mike Bush, Comisionado de Policía de Nueva Zelanda. Siete personas murieron en la mezquita de Linwood en Linwood Avenue, y una persona murió a causa de sus heridas en el hospital.

Ambas mezquitas están en el centro de la ciudad de Christchurch. La policía cerró todos los accesos al lugar.

Un total de 48 pacientes, incluidos niños pequeños con heridas de bala, fueron ingresados en el hospital de Christchurch para recibir tratamiento.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Bush dijo que cuatro personas fueron detenidas, tres hombres y una mujer. La policía no cree que haya otros sospechosos, pero dijo que todavía era una investigación abierta.

Bush dijo que un hombre de unos 20 años ha sido acusado de asesinato y aparecerá en la corte de Christchurch el sábado por la mañana, hora local.

Uno de los cuatro detenidos en el lugar estaba en posesión de armas de fuego, pero la policía dijo que tal vez no tuvieron nada que ver con el incidente. Otros dos también fueron arrestados en posesión de armas de fuego y la policía todavía está tratando de entender su participación, dijo Bush. Ninguno de los cuatro había estado en ninguna lista de vigilancia de seguridad antes del ataque.

Se encontraron dos dispositivos explosivos improvisados en un vehículo como parte del ataque. Un dispositivo ha sido desactivado y las autoridades están trabajando en el otro.

El primer ministro australiano, Scott Morrison, dijo que al menos uno de los detenidos es el australiano. Dijo que el tiroteo fue obra de un “extremista de derecha, terrorista violento” en una conferencia de prensa el viernes.

Morrison dijo que pidió que las banderas se pusieran a media asta por respeto a los que murieron en el ataque.