Según informes policiales, luego de confirmar la presencia de 22 gatos muertos en una residencia al noreste de la Florida, se llevó a cabo la detención de la dueña de la propiedad.

La anciana de 70 años Betty Spears Armstrong, fue arrestada en Orange Park, Florida.

El Departamento de Cuidado y Control Animal del Condado Clay, a través de su directora Christina Sutherin, manifestó que los cadáveres estaban en descomposición por toda la propiedad de Amstrong y qué aunque no vivía en ésa propiedad, la anciana visitaba la misma para alimentar a estos animales.

Los vecinos dieron quejas de que una gran cantidad de gatos rondaban en dicha propiedad, y fue así que se movilizaron las autoridades del Condado Clay, e iniciaron la investigación.