El pitcher cubano Aroldis Chapman llegó a un acuerdo para regresar a los Yankees de Nueva York el miércoles por la noche con el contrato de más alto precio para un lanzador de relevos, un contrato de 86 millones de dólares durante cinco años.

Una persona familiarizada con las negociaciones dijo a The Associated Press que el contrato estaba pendiente de un examen físico. La persona habló bajo condición de anonimato porque el acuerdo aún no estaba completo.

El deportista conocido como «el misil cubano», cuyos lanzamientos rápidos rutinariamente superan las 100 millas por hora, rompe el récord anterior del contrato más rico para un pitcher de relevo, que era el contrato de 62 millones de dólares que Mark Melancon firmó con San Francisco hace apenas dos días.