El arma de un pasajero en el Aeropuerto de Atlanta se disparó el sábado en horas de la tarde causando caos entre los presentes en la terminal y obligando a las autoridades a suspender decenas de vuelos temporalmente.


El incidente tuvo lugar en el área de seguridad del Aeropuerto Internacional Hartsfield-Jackson de Atlanta, cuando la pistola se disparó sin querer. El sonido del arma provocó un pánico generalizado en los presentes que instantáneamente pensaron que se trataba de un tiroteo activo.

Agentes de TSA detectaron un «artículo prohibido» en la propiedad de un pasajero mientras pasaba por el control de rayos X en el punto de control de seguridad, dijo Robert Spinden, director de seguridad federal de la Administración de Seguridad del Transporte para Georgia, en una conferencia de prensa. La propiedad fue señalada para una «búsqueda secundaria», dijo.

“Durante esa búsqueda secundaria, el pasajero se abalanzó sobre su propiedad, agarró un arma de fuego que estaba dentro, que finalmente se descargó”, dijo Spinden. «El pasajero luego huyó del control de seguridad a través de un carril de salida adyacente con su arma de fuego».

«Tenemos la suerte de que cuando se disparó el arma de fuego, nadie resultó gravemente herido», dijo Spinden.

El incidente sin embargo si dejo a tres personas heridas durante el caos de la evacuación. Dos de ellos fueron trasladados a un hospital.

Las autoridades luego confirmaron que la identidad del pasajero propietario del arma era Kenny Wells, de 42 años, y emitieron una orden de arresto a su persona.

Una testigo dijo a CNN que estaba sentada en un restaurante cuando vio algunas personas que corrían.

“Pensamos que llegaban tarde a un vuelo, y luego más y más gente empezó a correr. Hubo algunos gritos y luego alguien se detuvo y dijo: ‘Hay un tirador, tienes que irte'».

La investigación sobre el incidente sigue en curso, dijo Gobeil.