La Administración de Drogas y Alimentos aprobó un test rápido para el Coronavirus que se puede hacer en casa obteniendo los resultados en apenas 30 minutos.


La prueba deberá ser comprada con receta médica, lo cual podría limitar su distribución, pero no deja de ser un avance importante en los esfuerzos de los EE. UU. para expandir las opciones de prueba que hasta el momento solo se hacen en centros de pruebas o instalaciones médicas.

El fabricante de la prueba es Lucira Health, radicado en California.

La prueba de la empresa permite a los usuarios hacerse un hisopo para obtener una muestra nasal. Luego, la muestra se agita en un vial de solución de laboratorio que se conecta a un dispositivo portátil. Los resultados se muestran como positivo o negativo.

Hasta la fecha, la FDA ha autorizado casi 300 pruebas para el coronavirus. La gran mayoría requieren un hisopo nasal realizado por un profesional de la salud y deben procesarse en laboratorios con equipos de alta tecnología.


En ocasiones algunas personas pueden coger la muestra en sus casas pero deben enviarla por correo a un laboratorio externo para ser evaluadas por el virus.

Los resultados rápidos de las pruebas son fundamentales para poner rápidamente en cuarentena a las personas infectadas y rastrear sus contactos; razón por lo cual la nueva prueba es de gran importancia en la batalla contra la pandemia.

El comunicado de la FDA no reveló la precisión de la prueba ni los resultados del estudio que los reguladores utilizaron para tomar la decisión.