Después de que Carlos Giménez, alcalde de Miami-Dade, dio a conocer su orden ejecutiva, Trump comentó que el alcalde eligió la determinación correcta.


“Decisión correcta. ¡Fuerte!”, aseguró el presidente.

Giménez, publicó en Twitter, que los residentes de Miami-Dade no tienen por qué temer, “ninguna persecución o cacería de indocumentados”.

La decisión de Giménez “ratifica que Miami-Dade nunca ha sido una comunidad santuario”, señaló el alcalde.

“El departamento de policía del condado no es una agencia de inmigración y mi orden ejecutiva no cambió eso en lo absoluto”, afirmó Giménez. “La policía continuará al servicio de sus residentes sin importar su estatus migratorio”.