Galindo, Gutierrez y Guerin- Foto Miami Herald

Varias personas han comenzado a participar en una iniciativa que tiene el propósito de entregar alimentos y bebidas a quienes lo necesiten.


Sherina Jones fue una de las primeras en iniciar la iniciativa luego del paso devastador de la pandemia por el sur de la Florida.

Jones, de 35 años de Carol City, dijo al Miami Herald que al ver la necesidad de muchos en comunidades pobres decidió instalar un refrigerador comunitario donde las personas pueden agarrar comida y otros pueden a su vez donar.

Jones colocó un refrigerador de cocina beige claro fuera de la imprenta Roots Collective en 5505 NW Seventh Ave., con un letrero que dice «Toma lo que necesites, dona lo que no». Un paquete de guantes de plástico está pegado al frente.

Los dueños del negocio también ayudaron en la iniciativa, promoviendo los esfuerzos en su cuenta de Instagram para recibir donaciones que después ponen en el refrigerador.

Dentro del refrigerador mantienen: leche, cereal, pan, fiambre, tazas de frutas, queso, barras de granola, atún, sopa enlatada en el refrigerador; pollo en cuartos, trozos de cerdo, judías verdes y sándwiches congelados de salchicha y huevo en el congelador.

Además, hay sándwiches de pavo y queso que Jones empaca en bolsitas todas las noches después de que termina de trabajar como esteticista en Miramar. Pasa dos veces al día para abastecerlo, en su camino hacia y desde el trabajo.

«Tenemos personas que dicen: ‘¿Tomo el dinero para poner gasolina en mi automóvil para ir a trabajar o lo uso para alimentar a mis hijos?’ La gente tiene que tomar estas decisiones en un momento como este», dijo Jones.

Luego vio un video en YouTube de un refrigerador comunitario en acción que no la dejaba dormir.

“Oré al respecto y se quedó en mi corazón y en mi mente”, dijo.

Jones piensa extender su iniciativa a otros barrios.

A tres millas de distancia, Jennifer Gutiérrez, de 26 años y origen cubano, y su amiga Kristin Guerin, de 30, cortaron el listón de otro refrigerador comunitario el 20 de agosto en Overtown.

«Queremos demostrar que no es difícil ayudar a otras personas», dijo Gutiérrez al Herald.

https://www.instagram.com/p/CDt_WKcD2Gz/

Ambas jóvenes trabajan con un grupo de voluntarios de Buddy System MIA quienes encontraron a Chris Abu, que ha sido propietario de Habra Food Store en Overtown durante más de 20 años. No solo aceptó permitir un refrigerador fuera de su tienda de alimentos, sino que los alentó a que lo llevaran adentro para que se mantuviera fresco, y él contribuye a abastecerlo diariamente. Una artista local, Natalie Galindo, lo pintó gratis.

«Para mi comunidad, donde me gano la vida, es una forma de retribuir», dijo Abu. «Esto es algo bueno para la comunidad y debemos fomentar eso».

Gutiérrez y Guerin ya tienen ubicaciones próximas para otros tres refrigeradores en el sur de Florida. Y se fijaron el ambicioso objetivo de equipar 20 refrigeradores en total para finales de 2020.