La actriz estadounidense Angelina Jolie demanda a su expareja el también actor estadounidense Brad Pitt por daños que supuestamente le ha causado con el negocio de producción de vinos en Francia perteneciente a ambos a partes iguales. Se trata del castillo francés que tienen en común, el Cháteau Miraval que adquirieron en el año 2018, lugar donde se casaron en el 2014.

La actriz acusa a su ex de «librar una guerra de venganza contra ella», por lo que a cambio le está pidiendo una compensación de 250 millones de dólares, según CNN, que tuvo acceso a los documentos presentados esta semana.


El equipo legal de Jolie, afirma que el actor tomó posesión de la propiedad francesa apropiándose de los activos en su beneficio en represalia por su divorcio.

En el documento acusan a Pitt de asumir solo la administración de la bodega de vinos, sin consultar con Jolie ningún tipo de decisiones tomadas con respecto a la propiedad, responsabilidad que está repartida a partes iguales a cada uno, un 50% cada uno.

Previamente Pitt denunció a Jolie de dañar deliberadamente la reputación de su compañía de vinos en Francia y de vender su parte a un «extraño con asociaciones e intenciones venenosas», que según él, Jolie decidió vender su participación en el negocio de vinos que él había emprendido sin comunicárselo.

«Aunque Jolie no estaba obligada a vender su participación a Pitt, se ofreció a venderle su participación y negoció con él durante meses. Estuvieron a punto de llegar a un acuerdo, pero la arrogancia de Pitt acabó con la negociación escribiendo una disposición diseñada para prohibir a Jolie hablar públicamente sobre los eventos que habían llevado a la crisis de su matrimonio»