Evelio Viciedo, un viejito cubano de Hialeah ex miembro de la Guardia Costera de los Estados Unidos, vive hoy con regocijo su vejez. A sus 88 años asegura que se siente bien y que encontró al amor de su vida, cerquita de casa.


Viciedo se casó por tercera vez el año pasado y no se le puede ver más feliz. Si algo tiene claro hoy es que este matrimonio es el mejor de los tres.

“Los otros dos matrimonios no fueron los mismos, este es el mejor. Por eso digo que debería haberla conocido hace 50 años «, dijo Viciedo a Marybel Rodriguez de CBS4.

Viciedo llegó a Miami en el 1960 y se unió a la Guardia Costera.

Más tarde abrió su propia empresa de seguridad y, a los 88 años de edad, continúa trabajando siete días a la semana protegiendo varias propiedades. La única diferencia ahora es que lo hace con su nueva esposa.


Viciedo ahora siempre anda acompañado, nunca pierde un juego de dominó, nunca pierde sus paseos, y no se salta las inspecciones de seguridad.

Viciedo dice que no solo se siente bien, sino que también le gusta verse bien. Tiene una colección de más de 40 sombreros que combina con su vestuario.

«Siempre llevo uno diferente, un color diferente dependiendo de lo que use», dijo Viciedo. «Cuando te vistes como yo, te sientes positivo porque es lo que te gusta».

Aparte de mantenerse activo, positivo, y enamorado, este viejito amoroso dice que hay una dosis diaria de medicina sin la cual no puede vivir.

«No puedo vivir sin mi colada. Sin esto no puedo vivir, tengo que tenerla todo el tiempo «, asegura.