Foto de Luis Santana/ Tampa Bay Times

Una mujer en New Tampa celebró su cumpleaños número 107 en un centro de hogar de ancianos el pasado 4 de octubre.


Se trata de Frances Brassey, quien nació en Harlowton, Montana en 1912.

Brassey quien goza de buena salud a pesar de sus años, celebra su cumpleaños todos los años con su hijo Wayne de 71. Sin embargo, en esta ocasión Wayne tuvo que ausentarse por una emergencia familiar.

La falta de Wayne no detuvieron las celebraciones. De esta forma el Legacy at Highwoods Preserve, un centro de vida asistida para personas mayores en New Tampa, le organizó una fiesta de cumpleaños de happy hour el viernes. Todos los residentes fueron invitados a celebrar.

«Tienes casi la edad suficiente para volver a ser legal, Frances», dijo Ashley Gunter, coordinadora de actividades y estilo de vida de la instalación, mientras se vertía vino para los residentes.


El curso de su vida toca dos siglos de historia estadounidense. Tenía un tío abuelo involucrado en la Compra de Luisiana y un bisabuelo que sirvió en la Guerra Civil. Ella había sido secretaria y ama de casa toda su vida, dijo el personal, pero ha viajado mucho, visitando Asia y América del Sur y Central.

Su habitación, número 107, está decorada con reliquias de China y álbumes de fotos que narran la vida que vivió en California. Ella tiene una foto enmarcada de 1943 de su esposo, Edward Brassey, dos años después de que se casaron y cuatro años antes de que naciera su hijo. La pareja se retiró a Florida a principios de la década de 1980, y su esposo murió más tarde esa década.

Su hijo va a visitarla todas las semanas, la saca a cenar y a la peluquería, y siempre conversan sobre su próxima fiesta de cumpleaños.

La longevidad corre en los genes de Frances Brassey, dijo la gerente de relaciones comunitarias de Legacy, Daniela Oliva.

Cuando celebró su 106 cumpleaños el año pasado, Brassey le dijo a los invitados que su secreto era beber Coca-Cola todos los días.

(Fuente Tampa Bay Times)