Jameson Reeder, Jr, de tan solo 10 años, tuvo que sufrir la amputación de parte de una de sus piernas tras ser mordido por un tiburón en los Cayos de la Florida.

Jameson estaba buceando cuando un tiburón lo atacó y al ser visto por su familia en el bote, lo llevaron inmediatamente a tierra donde fue trasladado al hospital según reportó Local 10 News.


El cirujano tuvo que amputarle la pierna por debajo de la rodilla.

La familia creó una recogida de fondos en la plataforma GiveSendGo.

«Mientras estaba de vacaciones con familiares y amigos en los cayos, el hijo de nuestros amigos, Jameson Jr., de 11 años, fue atacado por un tiburón mientras buceaba. Jameson es un joven increíblemente fuerte. Pudo llamar la atención de su familia y aferrarse a un flotador de fideos hasta que el bote pudo llegar a él. Dios estaba pendiente de él y ha estado en cada detalle. Podrían haber perdido a su dulce niño, pero Jameson sabía que Jesús estaba con él. Un bote cercano más grande vino en su ayuda y en él iba una enfermera. Pudieron llevar a Jameson a la costa rápidamente, donde los médicos y un helicóptero pudieron llevarlo a él y a su madre Mary al hospital infantil de Miami. ¡Toda la forma en que Jameson dijo «Jesús me va a salvar» y lo hizo! El padre y los hermanos de Jameson no pudieron volar con él, sino que tuvieron que quedarse con amigos que los ayudaron a salir de los cayos y llegar a Miami. Jameson Jr. fue estabilizado y se sometió a una cirugía para amputarle la parte restante debajo de la rodilla. Estamos pidiendo oraciones y cualquier ayuda financiera adicional para apoyar a esta querida y dulce familia mientras se recupera física y mentalmente de esta experiencia traumática. Una cosa que sabemos con certeza es que la intrépida fe de Jameson Jr. en Dios lo ayudó a salir adelante.» se puede leer en la campaña para recaudar fondos.

Al momento de esta nota la familia ha había recaudado más de 41 mil dólares.