Amnistía Internacional emitió un comunicado en el que exige a las autoridades cubanas que dejen en paz al artista graffitero Yulier Pérez, quien tras haber sido detenido arbitrariamente el 17 de agosto y sufrir un acoso constante, está en riesgo de ser acusao penalmente de «peligrosidad», reporta Martí Noticias.

«Amnistía Internacional lleva siguiendo el caso de Yulier Pérez desde principios de 2017, cuando el artista contó a la organización que lo habían expulsado de su estudio de arte», señaló la organización.

En el comunicado, Amnistía Internacional repasa el perfil de Pérez, quien ha sido asediado constantemente por la policía.

«En julio, Yulier Pérez viajó a Estados Unidos para participar en una exposición de arte. A su regreso, la policía volvió a citarlo. Posteriormente, el artista entregó en mano sendas cartas al ministro de Cultura y al ministro de Relaciones Exteriores preguntándoles por su intervención en el frecuente acoso policial. El Decreto Nº 272 (de 20 de febrero de 2001) establece penas administrativas para contravenciones respecto a ornamentos públicos y monumentos, y dispone que toda alteración de muros o partes externas de edificios es un delito punible con una multa. Ese delito no está contemplado en el Código Penal», explica,


Al final de la petición, se exige que todo el contenido llegue a manos de Raúl Castro, presidente de la República de Cuba.