La aerolínea American Airlines canceló otros 900 vuelos este domingo lo cual se sumó a los más de 1800 vuelos ya cancelados en tres días.


Las cancelaciones se deben a la falta de personal disponible para trabajar, situación que la aerolínea espera comience a regresar a la normalidad para el lunes, según una portavoz de American.

La portavoz aclaró que se espera el regreso a la normalidad de forma gradual, ya que el lunes aún se sentirá «algún impacto residual del fin de semana».

Los problemas de American comenzaron el jueves y viernes, cuando fuertes vientos ocasionaron el cierre del concurrido centro de la aerolínea en el aeropuerto de Dallas/Fort Worth.

El cierre y la cancelación de los vuelos provocó escasez de personal en otros destinos y más interrupciones.

«Para asegurarnos de que estamos cuidando a nuestros clientes y brindando certeza en la programación de nuestras tripulaciones, hemos ajustado nuestra operación durante los últimos días de este mes cancelando proactivamente algunos vuelos», dijo David Seymour, director de operaciones de la aerolínea, en un comunicado a los empleados el sábado.


Aproximadamente dos tercios de las cancelaciones del domingo se debieron a la falta de asistentes de vuelo en los lugares correctos, y casi todas las cancelaciones restantes se debieron a la escasez de pilotos, según cifras internas vistas por The Associated Press.

Seymour dijo que casi 1.800 asistentes de vuelo comenzarán a regresar a sus trabajos a partir del lunes y que al menos 600 nuevas contrataciones estarán a bordo para fin de año. Dijo que la aerolínea también está contratando pilotos y agentes de reservas a tiempo para las vacaciones.