Según recoge América TeVé, alrededor de un 20% de los conductores del sistema público de transporte de Miami-Dade se ausenta del trabajo diariamente, lo que representa un gasto de cientos de miles de dólares para los contribuyentes.