La decisión de Cuba de cambiar su constitución y permitir la propiedad privada ha sido minimizada por alguno de los pequeños agricultores, que dicen que la isla nunca se alimentará a sí misma sin una reforma mucho más amplia de la agricultura estatal, según trabajo investigativo de Thomson Reuters Foundation, reportado por la agencia de noticias Reuters.

Los economistas esperarían que los agricultores reciban con agrado el cambio hacia la propiedad privada después de décadas de estricto control gubernamental que dejó a la isla dependiendo de las importaciones de alimentos y de los agricultores que no pueden ganarse la vida dignamente.

Y aunque los cubanos mayores desconfían del cambio, los agricultores más jóvenes han acogido con satisfacción las reformas recientes para reconocer la propiedad privada, aunque pocos esperan grandes beneficios.

Con 30 hectáreas de guayabos en buen estado, plantas de boniato y corrales de concreto, Alexei Gonzales tiene un profundo deseo de comprar las tierras de cultivo que actualmente alquila del estado. Pero una red compleja de burocracia, ya sea controles de divisas, escasez de combustible o falta de crédito privado, significa que Gonzales y otros seis agricultores que hablaron con la Fundación Thomson Reuters no esperan obtener grandes ganancias de poseer su propia tierra.


«Facilitar la compra de tierras en realidad no cambiará mucho si no puedo obtener combustible», dijo Gonzales, de 41 años, señalando su tractor ocioso fabricado por los soviéticos. «Ellos (los legisladores) dan muchos discursos pero nada cambia … Toda mi vida he trabajado en la tierra, y no tengo nada que mostrar».

A pesar del suelo rico y el 20 por ciento de su población que trabaja en la agricultura, Cuba importa más del 60 por ciento de sus alimentos, a un costo anual de alrededor de $ 2 mil millones.

Antes de los cambios constitucionales aprobados por los legisladores el mes pasado, el estado poseía cerca del 80 por ciento de las tierras de cultivo de Cuba, arrendando la mayor parte a agricultores y cooperativas.

El resto pertenece a pequeños agricultores cuyas familias recibieron asignaciones del gobierno después de la revolución cubana de 1959.

Con un lento crecimiento económico y renovadas tensiones con Washington obstaculizando la inversión extranjera, el gobierno está ansioso por liberarse de las costosas importaciones de alimentos.

El cambio constitucional que permite la propiedad privada de la tierra todavía necesita pasar un referéndum, que se llevará a cabo en los próximos meses. El borrador del documento se someterá a consultas públicas y el documento final, que podría incluir cambios, se someterá luego a un referéndum nacional.

Las reformas ayudarán a la producción de alimentos, pero los derechos de propiedad privada por sí solos no darán un impulso sustancial a la producción agrícola, dijo Mario Gonzalez-Corzo, profesor de economía en la Universidad de la Ciudad de Nueva York, cuya familia posee granjas en Cuba.

En otros países, los agricultores pueden usar sus tierras como garantía de préstamos para comprar equipos, semillas o fertilizantes.

«La propiedad privada no significa que se pueda usar la tierra como garantía: en Cuba no existe un banco privado», dijo González-Corzo, por lo que las reformas no facilitarán que los agricultores compren el combustible o fertilizante que ansían.

Los controles de precios sobre cuánto obtienen los agricultores por sus productos y otras reglas estrictas agravan las ineficiencias, agregó.

«El gobierno tiene un control extensivo sobre la agricultura, lo que crea distorsiones masivas».

Yasmany Falcon Bacallao cultiva 26 hectáreas en Matanzas, la segunda provincia más grande de Cuba y hogar del punto turístico de Varadero.

Viviendo las ineficiencias a diario, él apoya las reformas a la propiedad privada, pero no es optimista de que cambiarán su realidad cotidiana en el campo.



Gran parte de la tierra heredada de los miembros de la familia se encuentra en barbecho; no puede encontrar trabajadores dispuestos a aceptar $ 20 por mes para trabajar en el campo o suficiente combustible para manejar su maquinaria agrícola.

Bacallao vende la mayor parte de sus productos a una agencia del gobierno, «pero a menudo ni siquiera tienen cajas para los mangos cuando llegan, así que no puedo vender nada», dijo el hombre de 37 años.

La Asociación Nacional de Pequeños Agricultores de Cuba, un organismo vinculado con el gobierno responsable de la agricultura, rechazó solicitudes de entrevistas o información adicional sobre los cambios.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura en Cuba declinó hacer comentarios sobre las reformas propuestas, subrayando la sensibilidad del tema en el estado socialista.

Mientras que los jóvenes agricultores tienden a apoyar mayores derechos de propiedad privada, al menos en principio, los cubanos mayores son escépticos.

«No quiero ver la gran venta de tierras», dijo Miguel Barroz Lozano, de 82 años, sentado en el porche de la granja que heredó en 1962.

«Estuve aquí antes de la revolución y ahora es mejor para los granjeros», dijo el productor de fruta, relatando cómo su padre había trabajado duro en una plantación propiedad de un propietario rico y ausente.

La inquietud sobre una posible explotación ha provocado que el gobierno avance lentamente con la reforma, dijo John Finn, profesor de agricultura cubana en la Universidad Christopher Newport en el estado estadounidense de Virginia.

«La reforma agraria fue enormemente importante para la ideología de la revolución», dijo Finn. «Ellos (los funcionarios) están tratando de mantener las amplias estructuras de una economía socialista, mientras cosechan el poder obvio del emprendimiento».