Alcaldes de Miami-Dade y Miami Beach acusaron el domingo al Departamento de Salud de Florida de mentir, luego de que la agencia estatal dijo la semana pasada que nunca le dijo a las autoridades locales que ocultaran las ubicaciones donde se capturaron mosquitos portadores del virus Zika en Miami Beach.


El Departamento de Salud de Florida negó enfáticamente haber pedido a los funcionarios locales que mantuvieran la información confidencial, después de que el Miami Herald reportara el viernes que un abogado del condado dijo que la agencia estatal les había ordenado que lo mantuvieran en secreto.

La declaración fue hecha durante una audiencia en la corte para el juicio del Miami Herald contra Miami-Dade en busca de los lugares de trampas en Miami Beach, donde los mosquitos portadores del virus Zika fueron capturados este mes.

La demanda busca la divulgación de los lugares ya que la información podría ayudar al público a tomar decisiones acerca de las precauciones a tomar si viven o trabajan cerca, y también informar al debate comunitario sobre el uso del controversial insecticida naled.

El domingo, el alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, quien se enfrenta a una segunda vuelta de elecciones en noviembre, respondió a la negativa del Departamento de Salud de Florida con una declaración escrita repitiendo que la agencia había ordenado mantener secreto en lo que respecta a los lugares.

El alcalde de Miami Beach, Philip Levine, corroboró la declaración de Giménez, y agregó que el Departamento de Salud del estado había ordenado que la información fuese mantenida en secreto para proteger la privacidad de los residentes que viven en las zonas en las que se capturaron mosquitos Zika-positivos.


Levine afirmó que estuvo presente cuando los funcionarios del Departamento de Salud de Florida, incluyendo la Directora de Miami-Dade, Lillian Rivera, y la Cirujana General del estado, Celeste Philip, dieron instrucciones al condado y a funcionarios de la ciudad, de no revelar las ubicaciones.

Además dijo que el Comisionado de Agricultura de Florida, Adam Putnam, también le dijo que el departamento de salud había ordenado que la información tuviera un carácter confidencial.