Francis Suarez

El alcalde de la ciudad de Miami se hizo eco de las críticas porque hay turistas sobre todo de Argentina y Canadá que se están poniendo la vacuna contra el COVID en Florida.


«Las vacunas de Miami deberían ser para los miamenses. Me parece indignante que nuestros abuelos tengan que esperar. Pero no estoy seguro de que legalmente podamos hacer algo para que esto cambie» dijo el alcalde.

La decisión de poner la vacuna a todos (incluido turistas) fue tomada por el estado argumentando el interés por la salud pública y el número de indocumentados que vive en el área que no podría demostrar residencia.

El presidente y director ejecutivo de Jackson Health, el sistema de salud pública más grande de Miami, Carlos Migoya, declaró en rueda de prensa que cuando se trata de salud pública el objetivo es que no se propague la enfermedad vacunando a la mayor cantidad de gente posible, «sin importar si la persona es ciudadana de este país o de otro país».

El gobernador, Ron DeSantis, defendió la vacunación de todos argumentando que muchos de esos que se ponen la vacuna no son en realidad turistas sino canadienses que pasan largas temporadas aquí.


«Algunos de nuestros turistas no son turistas en realidad, los snowbirds tienen lazos con esta comunidad, y pasan tiempo aquí cada año. No debería haber ningún tipo de diferencia con ellos. No es lo mismo cuando vemos a alguien venir solo de vacaciones» dijo el gobernador.

La realidad es que muchos turistas argentinos que se encuentran de vacaciones en Miami han sacado ventaja de la oportunidad de vacunarse dejando sin posibilidades a residentes que no han cogido turno.

Los residentes de Miami se están quejando con dureza porque muchos mayores de 65 años que pagan impuestos no han podido acceder a un turno para vacunarse.