El alcalde de Miami, Tomás Regalado, entregó las llaves de la ciudad al dueño del club Hoy como Ayer, Fabio Díaz Vilela y a la intérprete cubana Malena Burke, por el esfuerzo realizado en el transcurso de 17 años para que la Calle Ocho se convierta en un polo artístico y turístico.


“Hay que agradecerles a las personas que apostaron de verdad por la Calle Ocho, a que ésta tenía un presente y un futuro”, afirmó Regalado.

“Específicamente doy las gracias al dueño de Hoy como Ayer, que ha sido un pequeño local en comparación a otros, que ha estado ahí contra viento y marea, y a Malena Burke porque ella empezó a motivar a la gente a que volviera a la Calle Ocho”.

Regalado señaló a la Calle Ocho como el lugar de Miami donde comenzó a llegar el exilio cubano. “Allí se instalaron los pequeños y modestos negocios [de los inmigrantes cubanos], donde la gente iba a caminar para ver a quiénes llegaban de Cuba, a ver si conocían a alguien, para buscar productos autóctonos”.

“En la Calle Ocho mucha gente siguió avanzando en su vida y después de los cubanos vino el éxodo centroamericano”, aseveró Regalado. “No podemos decir: ‘Vamos a ocuparnos y a modernizar Brickell y olvidarnos de la Calle Ocho’.


“Este reconocimiento nos compromete a trabajar aún más. Adoro esta ciudad. Hoy como Ayer es como una ventanita de esa Cuba que esta allá, donde los artistas que están acá van a poder seguir expresando al mundo que siguen siendo cubanos aún estando en Miami. Esa ha sido la meta y creo que lo hemos logrado”.