Foto de archivo

Una propuesta de ley en Alabama podría obligar a los residentes a pasar una prueba de drogas para recibir los beneficios de cupones de alimentos.


El Proyecto de Ley 3 de la Cámara de Representantes, presentado por el Representante Estatal James Hanes, exigiría que los solicitantes de los beneficios de SNAP se sometan a pruebas de detección de drogas si existe una sospecha razonable de que la persona usa o está bajo la influencia de una droga.

Actualmente no hay ningún requisito para que los solicitantes o beneficiarios sean examinados por abuso de sustancias ilegales.

De acuerdo a la ley propuesta, si una persona da positivo dos veces se le retirarán los beneficios por un año. Una persona que arroje un resultado positivo tres veces se consideraría permanentemente no elegible para los beneficios.

Los padres considerados inelegibles para los beneficios podrían seleccionar a un tercero para cobrar los beneficios para su hijo.


Los solicitantes que se nieguen a tomar una prueba de drogas automáticamente se considerarán inelegibles.

Si se aprueba, el proyecto de ley entraría en vigencia tres meses después de que se convierta en ley.