ciclon


Tradicionalmente agosto registra un incremento en la formación de organismos ciclónicos tropicales en la cuenca del Atlántico tropical, que incluye también al Golfo de México y el mar Caribe, en particular en el transcurso de la segunda quincena, la cual junto con la primera de septiembre conforman la etapa de máxima actividad de la temporada.

De hecho, el récord de más ciclones surgidos en un mes es de ocho, y lo comparten septiembre del 2002 y agosto del 2004.

Los huracanes han causado grandes estragos a lo largo de los años. Tal es el caso de los célebres Andrew en agosto de 1992, que devastó áreas del sur de la Florida, y el Katrina del 2005, causante de un desastre de grandes proporciones en la ciudad norteamericana de Nueva Orleans.

En el caso particular de Cuba constituye el tercer mes de mayor peligro de azote, solo superado por octubre y septiembre. La relación de huracanes notorios que afectaron al país en agosto contempla por ejemplo al Charley del 2004, cuyo centro penetró por la costa sur de la entonces provincia de La Habana en la madrugada del día 13 como categoría 3 en la escala Saffir-Simpson con vientos máximos sostenidos de 180 kilómetros por hora y rachas superiores a los 200 km/h.


También aparece el Gustav, de categoría 4, que cruzó sobre la porción oeste de la Isla de la Juventud en la tarde del día 30 del 2008 y luego entró en suelo pinareño por un punto de la costa sur del municipio de Los Palacios, causando cuantiosos daños materiales en ambos territorios. La estación meteorológica de Paso Real de San Diego reportó una impresionante racha pico de 340 kilómetros por hora, la máxima velocidad medida en el país.