Patrulla Fronteriza Estados Unidos. Foto: Gobierno de Estados Unidos

Una cubana dio a luz a un bebé en un hospital de Texas y en menos de 48 horas llegaron agentes fronterizos estadounidenses y los detuvieron a ambos el pasado 30 de enero.


La detención de la mujer por parte de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. Generó preocupaciones de que estuviera detenida en una celda de detención escasa sin camas o la comida y la atención que necesita una nueva madre o un recién nacido, dijeron los defensores. Según las reglas federales, se supone que CBP liberará a la mayoría de los inmigrantes detenidos después de 72 horas, fecha límite que pasó el martes reportó CBS DFW.

Como ciudadano estadounidense, el niño recién nacido tampoco estaría normalmente sujeto a detención migratoria.

CBP dijo el miércoles que pronto liberaría a la madre y al niño, y que su procesamiento en Del Rio, Texas, se retrasó debido al aumento de los cruces fronterizos en los últimos días. The Associated Press quien reportó la noticia no dio a conocer el nombre de la mujer porque su familia teme que enfrentará represalias si la obligan a regresar a México.

Los mensajes de texto que la mujer envió a una defensora del grupo Every Last One muestran que informó que la llevaron a detención el sábado por la tarde, un día después de haber dicho que había dado a luz.


Según CBP, los agentes revisaron a la familia el miércoles temprano y ambos estaban sanos.

La cubana había intentado previamente cruzar el Río Bravo sin autorización y había sido expulsada en virtud de las autoridades de política de salud pública invocadas por el expresidente Donald Trump. El presidente Joe Biden ha mantenido la política de expulsión mientras pausa u ordena revisiones de varios programas de Trump destinados a detener a los solicitantes de asilo y otros migrantes.