Agentes de inmigración de Estados Unidos han arrestado 271 personas como parte de una operación de la Oficina de Detención y Deportación (DRO, por sus siglas en inglés), perteneciente al Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés).


Los arrestados provenían de 36 países, precisó ICE, muchos de ellos latinoamericanos:

Afganistán, Albania, Angola, Anguila, Bahamas, Bosnia, Brasil, Birmania, Camboya, Chile, Canadá, China, Colombia, Costa Rica, Cuba, Dominica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Hungría, Israel, Jamaica, Kuwait, México, Nicaragua, Panamá, Perú, Filipinas, Polonia, España, Turquía y el Reino Unido.

Según ICE de los detenidos 99 de ellos tenían antecedentes penales por delitos como asesinato en primer grado, intento de asesinato, violación, asalto agravado, intento de robo, robo con allanamiento de morada, negligencia infantil, crueldad hacia un niño, violencia doméstica, posesión y tráfico de drogas, entre otros.

ICE precisó que aquellas personas arrestadas con órdenes de deportación pendientes, o que volvieron ilegalmente a Estados Unidos tras ser deportadas, pueden ser expulsadas inmediatamente del país.


El resto de personas arrestadas permanecen bajo custodia de ICE y están a la espera de una audiencia ante un juez de inmigración, o en espera de las gestiones para ser deportados.

En su comunicado, ICE destacó tres casos relevantes que encontró durante sus redadas:

1. El 19 de marzo arrestaron a un ciudadano cubano en el condado de Miami Dade (Florida), que había sido condenado por intento de asesinato.

2. El 20 de marzo arrestaron a un ciudadano mexicano en Pompano Beach (Florida), quien fue condenado en 2013 por explotación infantil.

3. El 20 de marzo, en Tampa (Florida), arrestaron a un ciudadano haitiano y miembro de la banda Bloods en Nueva York. Tiene condenas por robo con allanamiento de morada, prostitución con condescendencia, posesión de marihuana, metanfetamina y cocaína, posesión criminal de un arma y violación en primer grado.