Un agente del Servicio Secreto, agencia que entre otras cosas tiene la responsabilidad de proteger al presidente, se encuentra bajo investigación por declarar que no salvaría a Trump de un disparo.

Kerry O’Grady, una agente de alto rango en la oficina de Denver, escribió una serie de mensajes en su cuenta de Facebook donde explícitamente aseguraba que no arriesgaría su vida por Trump.

“Pero este mundo ha cambiado y yo también. Así que estaría dispuesta a pagar un tiempo en la cárcel por no recibir una bala o por respaldar lo que creo que sería un desastre para este país y para las mujeres fuertes e increíbles y las minorías que residen aquí. Maldita Ley Hatch. Estoy con ella (Hillary Clinton)” dijo la agente Kerry O’Grady.

Kerry O’Grady es una seguidora de Hillary Clinton pero su principal tarea era como agente del Servicio Secreto encargada de la protección del presidente.


“Todos los agentes del Servicio Secreto, así como sus empleados, están sujetos a los más altos estándares éticos y profesionales de conducta”, dijo el Servicio Secreto. “Cualquier acusación por mal comportamiento se toma en serio y se investiga con celeridad”.