La nueva política del Gobierno de Estados Unidos hacia a Cuba, anunciada la semana pasada por el presidente Donald Trump en Miami, podría perjudicar el crecimiento económico de la Isla al impactar en el flujo de ingresos, dijo este lunes la agencia de calificación de crédito Moody’s.

La firma sostuvo que las medidas de Washington fueron anunciadas en un delicado momento en que Cuba afronta desafíos en su balanza de pagos y liquidez por un menor respaldo de su aliado Venezuela.

En un revés para el acercamiento entre Estados Unidos y Cuba negociado por su predecesor Barack Obama, Trump ordenó el viernes aplicar con mayor rigor limitaciones a los estadounidenses que quieren viajar a la isla caribeña y restringió los negocios con el Ejército cubano, dueño de muchos de los principales establecimientos del país.