El Departamento de Transporte de Estados Unidos tiene la intención de distribuir las rutas a Cuba que dejaron algunas aerolíneas que abandonaron la isla como destino entre American, Delta, United, Southwest y JetBlue.


La redistribución de los vuelos podría significar hasta 20 vuelos diarios entre ciudades de Estados Unidos y La Habana. Las rutas que se redistribuirán son las que quedaron disponibles después de que Alaska Airlines, Spirit, Frontier y Delta cancelaron el transporte aéreo hacia la Isla debido a la baja demanda.

American y Delta quieren aumentar un vuelo diario desde Miami; Southwest uno diario desde Fort Lauderdale, Florida; United seis a la semana desde Houston; y JetBlue seis a la semana desde Fort Lauderdale y uno a la semana desde Boston.

Varias aerolíneas han dejado Cuba por la baja demanda, aunque muchas esperan poder retomar el destino de la isla.