Expertos están alertando a residentes en el área sur y central de Florida sobre una especie invasiva de sapos altamente tóxicos que podrían representar un peligro para la vida de mascotas domésticas.


Se trata del sapo de caña, considerado el sapo más grande del mundo. Expertos del Zoológico de Brevard explicaron que dichos sapos han saltado desde su nativa América Central y del Sur hasta el sur de Florida, pasando por el estado hasta la Florida central.

El Centro de Salud de Ecosistemas y Especies Invasoras de la Universidad de Georgia utiliza un mapa interactivo para rastrear los avistamientos del sapo. El mapa está salpicado de avistamientos en Florida desde Miami hasta la costa este hasta el condado de Brevard, tan al norte como Jacksonville y al oeste.

Audrey Smith, del zoológico de Brevard, ha trabajado con anfibios durante las últimas dos décadas. Ella dijo que es más fácil para el sapo moverse hacia el norte a medida que el clima se calienta.

«Hacen madrigueras y cavarán un espacio en el suelo y esperarán hasta que vuelva a hacer calor», dijo Smith a WFTV.


Smith dijo que los sapos secretan una toxina venenosa de su piel que es tóxica para los humanos y letal para las mascotas.

«No es algo que quieras poner en tu piel, ni en tu boca ni en ningún tipo de área mucosa como tus ojos o fosas nasales, ni nada de eso», dijo.

Las mascotas están aún más en riesgo.

«El perro y el gato son mucho más susceptibles a esa bufo-toxina. Si se les mete en la boca o la nariz, podría matarlos».

En algunos casos, dijo que la toxina podría matar a un perro o gato en tan solo 15 minutos.

El estado no rastrea las muertes de mascotas relacionadas con los sapos, solo los avistamientos.