Bahía de Biscayne. Foto: Captura de pantalla Local 10 News

Una advertencia de no nadar todavía está vigente para partes de la Bahía de Biscayne el miércoles, dos días después de que los equipos de construcción perforaron una tubería de alcantarillado de 60 pulgadas en el centro de Miami.

La ruptura provocó un derrame de aguas residuales, que luego se tapó, pero no antes de que algunas de ellas pudieran impactar la bahía.

Como resultado, los funcionarios emitieron un aviso de no nadar para las aguas al sur de Julia Tuttle Causeway, hasta Virginia Key, entre la parte continental de Miami y el Intracoastal.

La advertencia permanecerá vigente hasta que el departamento de salud pueda recolectar dos días consecutivos de agua limpia del área.