Según los funcionarios, consultados por CubaNet.org se espera que antes de finales del 2017 sean publicadas en la Gaceta Oficial de Cuba, nuevas regulaciones que entrarían en vigor a comienzos del 2018 y donde quedarían eliminadas y reconsideradas leyes aduanales sobre la importación de equipos electrodomésticos, así como de otros aparatos electrónicos y de telefonía móvil.

Entre las medidas que más pudieran afectar a los ciudadanos cubanos, se encuentran aquellas relacionadas con el pago de impuestos en moneda nacional (CUP) para aquellos viajeros que realizan su primer viaje en el lapso de un año, correspondiente con el calendario en curso, así como con las cantidades de mercancías a introducir en territorio cubano.

Todos los impuestos a las importaciones se realizarán en moneda libremente convertible (CUC). Otro cambio importante será la prohibición de introducir, libre de impuesto, un segundo teléfono celular, por el cual las personas deberán pagar una suma estimada, provisionalmente, alrededor de los 100 CUC pero que pudiera alcanzar una cantidad mayor en dependencia del modelo de móvil.

Las nuevas medidas están encaminadas según oficiales de la Aduana a ser más rigurosas y enfocadas a eliminar el tráfico de mercancías, agilizar los servicios aeroportuarios, proteger el mercado estatal, favorecer la progresiva eliminación de la doble moneda, pero, sobre todo, frenar el contrabando.