La Oficina del Sheriff de Broward está investigando la muerte de un adolescente ahogado en un canal al cual saltó mientras huía de las autoridades.


La policía de Lauderhill ha dicho que un testigo dijo que el adolescente gritaba por ayuda pero que ninguno de los oficiales se lanzó al agua a socorrerlo.

Todo sucedió en horas de la tarde el viernes y culminó en el área de la 17 court del noroeste y la 60 avenida en Lauderhill, en Broward.

Yvette Márquez-Perkins, portavoz del Departamento de Policía de Lauderhill, dijo que el adolescente estaba entre un grupo de cuatro que saltó de un auto robado. Ella dijo que tres fueron arrestados pero uno murió.

«Lo vieron ahogarse», dijo un testigo citó Local 10 News.

Los oficiales del Departamento de Policía de Sunrise perseguían al adolescente y a otros tres sospechosos. Testigos dijeron que el joven gritó pidiendo ayuda, pero ninguno de los oficiales intervino para rescatarlo.


La persecución comenzó en Sunrise y la policía de Lauderhill se involucró una vez que pasó a su territorio.

El testigo, que no quiso ser identificado, dijo que vio por primera vez a dos policías con «dispositivos en sus manos» que parecían ser pistolas Taser y vio al adolescente sumergirse en el agua.

«Bajó la primera vez y gritó: ‘¡Ayúdenme! ¡Por favor, ayúdenme!’ Bajó la segunda vez, volvió a subir y gritó: «¡Ayúdame! ¡Ayúdame!» La tercera vez que bajó, no volvió a subir «, dijo el testigo.

Uno de los policías quería saltar al canal para buscar al adolescente, pero no lo hizo, dijo el testigo.

«Habló con alguien, otro oficial al otro lado del canal dijo: ‘¿Debo saltar? ¿Debería, debería, debería entrar?’ Y supongo que él dijo, ‘No’ «.

Un segundo testigo que tampoco quiso ser identificado por temor a represalias dijo que había oficiales y personal del Cuerpo de Bomberos, pero no hubo intentos de rescatar al adolescente.

«Vino la ambulancia», dijo el segundo testigo. «Se pusieron sus chalecos, pero en realidad nadie entró al agua».

Mientras que la Oficina del Alguacil de Broward está investigando la muerte del adolescente, a ninguno de los oficiales involucrados se les permite hablar públicamente sobre lo que sucedió, dijeron los oficiales.